Edificios innovadores que aprovechan el agua de lluvia

En países poblados como España, el agua de lluvia es recogida para ir a parar a través de bajantes y canalizaciones, a las redes municipales de saneamiento, sin que se pueda aprovechar para el consumo humano. Un informe de la agencia Europea de Medio Ambiente, advierte de que en España, el precio por el que los consumidores pagan por el agua cubre menos del 50% del coste del tratamiento de las aguas residuales, así que, puede que el precio del agua comience a incrementarse ¿Es el aprovechamiento del agua de lluvia y la utilización de las aguas grises de los edificios una solución eficiente y sostenible y que además puede evitar este incremento?

Es evidente que  el continuo crecimiento de la demanda de agua de buena calidad en cantidades suficientes para todos los usos, supone una evidente presión de cara al medioambiente. Se hace necesario tomar medidas para proteger las aguas comunitarias tanto en calidad como en cantidad.

En España el agua de lluvia no es recolectada por los propios edificios que crecen en nuestras ciudades, sino que pasa directamente al alcantarillado y a las redes municipales de saneamiento para su posterior tratamiento; además las lluvias son escasas y concentradas en el tiempo, y el modelo edificatorio en altura, permite poca superficie de recolección de agua de lluvia. El aprovechamiento del agua de lluvia, podría ser un recurso que garantizara, junto con otras estrategias, la llamada seguridad hídrica: que todos puedan beber, lavarse y regar los cultivos.

esquema-DEFINITIVO1Recoger el agua de lluvia supone utilizar el espacio de los tejados y cubiertas de un edificio para captar el agua que precipita desde el cielo. Esta agua será canalizada, filtrada y almacenada en un gran depósito o aljibe para su posterior uso cuando sea necesario. Los sistemas de captación de agua constan de los siguientes elementos:

Área de captación– Consistente normalmente en el tejado y las cubiertas así como de cualquier superficie impermeable. El material en que se realicen o que de mínimo la cubra las cubiertas deben ser inocuas para el agua (piedras, tejas de cerámica, etc.) y no contener ningún impermeabilizante que pueda aportar sustancias tóxicas a la misma.

Conductos de agua– Ya sea la propia inclinación del tejado y/o una serie de canalones o conductos que dirijan el agua captada al depósito. Deben de dimensionarse correctamente para evitar que se desborden y que se pueda desaprovecharse parte del agua.

Filtros– deben de eliminar el polvo y las impurezas que porte el agua. Existen múltiples sistemas de filtrado que van desde la simple eliminación de las impurezas mas gruesas hasta los sistemas que permiten la potabilización y el pleno uso del agua. También existen filtros que permiten desechar automáticamente los primeros litros de agua recolectados en cada lluvia para permitir un lavado de la superficie colectora que elimine las impurezas que pueda haber.

Depósitos o aljibes– Son los espacios en los que queda almacenada el agua recolectada. Serán de diferentes tamaños en función del agua que se pueda y quiera almacenar. Las paredes del depósito deben de ser de materiales que permitan la correcta conservación del agua. Tradicionalmente los aljibes se construían como un espacio enterrado delimitado por muros. En la actualidad existen también depósitos plásticos especialmente acondicionados para contener esta agua. (Tanques metálicos, depósitos plásticos etc.…) que también pueden ir enterrados.

Sistemas de control– Estos son sistemas opcionales que gestionan la alternancia de la utilización del agua de la reserva y de la red general. Es decir cuando el agua de lluvia se acaba pasa automáticamente a suministrar agua de la red. En el momento que vuelve a llover y se recarga el depósito pasa de nuevo a emplear el agua de la red.

VENTAJAS

  • Ahorro evidente y creciente en la factura del agua. Puede suponer un 80% del total de agua demandada por una vivienda.
  • Uso de un recurso gratuito y ecológico.
  • Pueden recibir subvenciones en función del municipo
  • Contribución a la sosteniblidad y protección del medio ambiente
  • Disponer de agua en periodos cada vez más frecuentes de restricciones y prohibiciones
  • Una buena instalación de recogida de agua es sencilla y, por tanto, existen riesgos mínimos de averías y apenas requiere de mantenimiento.
  • Aprovechar el agua pluvial tiene otras ventajas a la hora de lavar nuestra ropa; al ser el agua de lluvia mucho más blanda que la del grifo, estamos ahorrando hasta un 50% de detergente.
  • Mitigan el efecto erosionador de las avenidas de aguas por la actividad pluvial

Para mantener la calidad del agua de lluvia, es recomendable aislarla en tanques enterrados bajo tierra.

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas