cosecha

Qué debemos saber, si queremos tener un huerto ecológico. Capítulo 4: labores complementarias y prácticas culturales

Seguimos con la serie de artículos sobre cómo tener nuestro propio huerto ecológico. Hoy vamos a ver labores complementarias y prácticas culturales

4.1. Aperos y herramientas

Son imprescindibles en el huerto, igual que es importante su mantenimiento y cuidado, labor que debemos realizar cada vez que se utilicen. La limpieza y la higiene son fundamentales, no sólo para la conservación de las herramientas, sino para evitar la propagación de plagas y enfermedades durante el laboreo.

 Aperos y herramientas

4.2. Labores tradicionales o culturales

  • Binado o escarificación, consiste en romper la capa más superficial del suelo.

Binado o escarificación

  • Escardas, parecido al binado, pero encaminadas a la eliminación de hierbas adventicias.

Escardas

  • Cavado o Labrado, es la preparación de la tierra para la siembra (mullido y aireado) en profundidad. También para mezclar abonos y eliminar adventicias.

Cavado o Labrado

  • Aporcado o realce, aproximación de tierra alrededor de las plantas ya cultivadas, para favorecer el crecimiento de las raíces y afianzar la planta.

Aporcado realce

  • Blanqueo, consiste en aporcar para blanquear ciertas partes de algunos cultivos, como el hinojo, apio, puerros o espárragos.

Blanqueo

  • Acolchado o Mulching, tras la siembra se esparce paja finamente triturada, cortezas desmenuzadas, mantillo o compost, para potenciar la fertilidad, mantener la humedad, proteger a la tierra del exceso de radiación solar y controlar las hierbas.

Acolchado o mulching

4.3. Labores de Mantenimiento

  • Aclareo o eliminación de algunas plantas que han germinado demasiado juntas, impidiendo el buen desarrollo general. Se hace a mano.

Aclareo

  • Despunte o corte de determinados brotes del tallo, para dirigir el crecimiento y fructificación. También para evitar plagas.

Despunte

  • Pinzamiento o corte del ápice vegetativo de la planta parta potenciar las ramificaciones laterales y una mejor fructificación.

Pinzamiento

  • Entutorado, que se realiza en aquellas variedades que tienden a desarrollarse en altura y consiste en colocar tutores que las ayuden a crecer con suficiente luz para dar sus frutos.

Entutorado

  • Cosecha o recogida de frutos. Es importante elegir bien el momento de la recolección de las hortalizas y frutos para el consumo, en estado óptimo de maduración, dejando en la mata sólo los frutos destinados a la obtención de semillas.

cosecha

4.4. Control de vegetación adventicia

Las hierbas adventicias, erróneamente llamadas “malas hierbas”, se controlan bien con la rotación y asociación de cultivos, con un buen laboreo, desherbado manual y frecuente, y sobre todo con el buen uso de acolchados orgánicos y la cobertura permanente de la tierra.

Una invasión permanente de hierbas adventicias siempre es síntoma de un mal funcionamiento del suelo o del cultivo. Sin embargo, también aportan beneficios:

  • Indican qué tipo de suelo tenemos o si hay algún problema que convenga solucionar.
  • Algunas de ellas son comestibles (diente de león, bledo, ortigas, etc).
  • La mayoría tienen propiedades medicinales.
  • Al arrancarlas sirven de materia orgánica para el compost.
  • Son un excelente abono verde gratuito.
  • Protegen al suelo contra la erosión cuando no hay cultivo.
  • Sirven de refugio y alimento para insectos útiles.
  • Pueden utilizarse para elaborar preparados que revitalizan las plantas y controlan algunas plagas (ortiga, consuelda, diente de león, etc.).

imagen-13

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas