Materiales biodegradables. Pensando en el futuro

Los materiales biodegradables son aquellos que en su mayor parte tienen un origen natural, suelen ser ‘orgánicos’ o fabricados a base de productos orgánicos, y por lo tanto se degradan/ o reciclan sin necesidad de procesos humanos. El calor del sol, la lluvia,  los hongos, el viento, la humedad y las bacterias pueden con ellos y los descomponen de forma natural.

La biodegradación es la descomposición de un organismo por la acción de otros seres vivos como hongos y bacterias, que lo utilizan de alimento. Una práctica que posteriormente se traduce en sustancias básicas para el resto de los seres de la cadena alimenticia. Se trata de un proceso fundamental de la naturaleza, puesto que sin él la Tierra se llenaría de residuos y la vida dejaría de existir ante la falta de realimentación de los procesos biológicos.

Es importante aclarar que un material se denomina no biodegradable cuando el tiempo que necesita para degradarse es extremadamente largo o supera la capacidad de los organismos descomponedores para procesarlos. Las bolsas  de plástico, por ejemplo, pueden llevar entre 100 a 200 años para degradarse; las latas de aluminio pueden tardar más de 450 años; los pañales desechables varían entre los 5 y los 120 años, dependiendo de sus materiales; y, las botellas de vidrio más de 4000 años.


Productos Biodegradables vs no Biodegradables

La diferencia entre ambos tipos de productos es abismal, la incidencia final en la naturaleza es el valor por el cual debemos medirlos. Para entender mejor la importancia de los productos biodegradables hablemos de las consecuencias de los productos no biodegradables.

brote-verde-wallpapers_32740_1920x1200

Bolsas de plástico: 12 a 20 años.
Botella de vidrio: cerca de 4000 años.
Calcetines hechos de lana: 1 a 5 años.
Cáscara de naranja: 6 meses.
Cáscara de plátano: 2 a 10 días.
Cuerda: 3 a 14 meses.
Envases de leche: 5 años.
Estaca de madera: 2 a 3 años.
Estaca de madera pintada: 12 a 15 años.
Filtros de cigarrillos: 1 a 2 años.
Hierro: 10000 años.
Papel: 2 a 5 meses.
Pañuelos hechos de algodón: 1 a 5 meses.

Seguramente en algún momento te habrás fijado que algunos productos conllevan la cita “producto biodegradable”, con esto tenemos la seguridad de que poseemos un producto ecológico biodegradable y que su desecho servirá para reutilizarse y convertirse en un nuevo producto.

 

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas