¿Cómo predicen las catástrofes los animales salvajes?

Una ola asesina mata a cientos de miles de personas, pero solo a unos cuantos animales. Historias de mascotas que parecen avisar a sus dueños de que algo malo va a ocurrir… y aciertan. Existen innumerables informes de casi cada desastre conocido en la historia de animales que advierten la tragedia y huyen despavoridos para ponerse a salvo. Se dice que serpientes, ratas y ciempiés huyeron de la ciudad de Erice días antes de un colosal terremoto, y se sabe de ciervos que echan a correr antes de una avalancha y de tiburones que se adentran en el mar para escapar antes de la llegada de un huracán.

Pero, ¿cómo saben que se acerca una catástrofe natural? Hay varias teorías. Quizás huelen los gases que se liberan cuando las rocas cambian bajo la corteza terrestre antes de la actividad sísmica, quizás detectan los ultrasonidos provocados por terremotos o maremotos… Una de las hipótesis más interesantes es que son capaces de sentir los cambios en los campos electromagnéticos de la Tierra.

Sea como sea, es evidente que los animales superan la tecnología de la que nos sentimos tan orgullosos, un recordatorio de que todavía tenemos mucho que aprender de la naturaleza.

¿Existe o no un sexto sentido en los animales para predecir terremotos o catástrofes naturales? Hasta ahora, resultaba revelador que ante un acontecimiento de esta magnitud el número de animales muertos fuera menor que las vidas humanas. La historia nos indicaba décadas atrás como ciertas familias de animales se adelantaban a los acontecimientos. En 1975, en la zona de Haicheng en China, se pudo observar como muchas serpientes salían de las madrigueras un mes antes de que la ciudad fuera golpeada con un terremoto de gran magnitud.

Perros. Estos animales pueden detectar el cáncer de próstata con un 98 por ciento de precisión, según un estudio que fue presentado en la 109ª Reunión Científica Anual de la Asociación Americana de Urología. Los perros tienen cerca de 200 millones de células olfativas, frente a los 5 millones que posee la nariz humana. Su agudo sentido del olfato ayuda a explicar su hazaña de la detección de cáncer.

Gatos. Después del terremoto de magnitud 9 de 2011 en Japón, Hiroyuki Yamauchi de la Universidad Nacional Tsing Hua y sus colegas realizaron un estudio sobre cómo los gatos reaccionaron antes del sismo. La encuesta encontró que al menos seis días antes del devastador evento, algunos gatos presentaron comportamientos inusuales y se mostraron más estresados. Los felinos comenzaron a temblar, a estar inquietos y a querer escapar. Otros gatos, inmediatamente antes del terremoto se mostraron inquietos y temerosos.

Las abejas. Las abejas son capaces de detectar los cambios de humedad y de presión en la atmósfera, por lo que antes de que llueva, todas se recogen en sus colmenas, ya que mojarse podría ser letal para estos pequeños insectos.

Las mariquitas. Cuando las mariquitas se agrupan hay una buena probabilidad de que un aumento de temperaturas esté en el camino. Se reúnen para preservar la humedad de sus cuerpos, lo que las salvaguarda de la deshidratación.

Los tiburones. Hasta el momento, los animales de esta lista se estresan o huyen ante la cercanía de los desastres naturales. Los tiburones hacen todo lo contrario. Parecen ser unos auténticos “cazadores de tormentas”. Neil Hammerschlag del Programa de Conservación de Dunlap de la Universidad de Miami descubrió esto después haber estado “marcando” tiburones y observando su comportamiento. Comprobó que a varias especies de tiburones les encanta gravitar en torno a los sitios que presentan cambios rápidos de temperatura, que es exactamente donde las tormentas generalmente se intensifican.

Los osos pardos tienen un increíble sentido del olfato, de manera que pueden olfatear un ser humano que se encuentre a casi 30 kilómetros de distancia. La misma destreza olfativa, en combinación con otras habilidades sensoriales, les permite detectar tormentas entrantes y posiblemente otros desastres naturales. Los albatros Son aves muy sensibles que pueden captar hasta los más mínimos cambios en la presión atmosférica, en la humedad ambiente y en otros factores meteorológicos, de modo que antes de la llegada de un huracán, los albatros desaparecen del radio de acción del mismo.

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas