En mayo tienes una cita con la EcoActitud

“El planeta necesita protección, el mundo está enfermo y hemos de cuidarlo”, “España se desertifica, el cambio climático es el mayor problema del siglo XXI”, “hay que equilibrar el desarrollo con la ecología, Galicia o es verde, o no será nada”…

Cientos de frases como estas son pronunciadas por dirigentes mundiales, nacionales, regionales y también ya por la mayor parte de la ciudadanía. Poco a poco las clases dirigentes empiezan a ser conscientes de la importancia de cuidar el medio natural como método para también cuidar la digna permanencia del ser humano sobre este planeta que se nos ha regalado y tenemos que ceder a los que vengan con la menor erosión posible.

En esta línea de análisis, el norte de España es un lugar privilegiado por su biodiversidad, por su clima, por sus recursos naturales… y quizá por ello la población general, que sí está sensibilizada en otros aspectos, no concibe aún la posibilidad de que el noroeste también esté amenazado por todos los peligros relacionados con el maltrato de nuestro entorno. “Somos un país verde, repleto de agua, tanto dulce como salada, y esto nunca cambiará.” Es cierto que somos una zona privilegiada del planeta, pero por ello es más cierto aún que debemos protegerla.

Quizá por todo esto, Galicia y todo el noroeste es el lugar más adecuado para cobijar un proyecto con vocación de futuro que, con rango de “política de estado”, como se suele decir, sensibilice a dirigentes y habitantes sobre la absoluta necesidad de que el noroeste español sea una referencia mundial en ecología, sostenibilidad y protección natural.

Por ello, antes de que siga la degradación, desde ECOGALIA proponemos la puesta en marcha de dos cosas:

  1. Un lugar de encuentro para que el noroeste (empezando por los gallegos), a través de unas Jornadas divulgativas y un Salón-Exposición la segunda semana de mayo, empiece a tomar conciencia de la envergadura del reto de convertirse en una referencia mundial en “riqueza natural blindada”, de modo que los posibles cambios que vengan sean recibidos con máxima protección y, a la vez estemos, desde ya, mejorando nuestros hábitos y actitudes para cuidar lo que más cerca tenemos.
  2. Una nueva actitud de los ciudadanos, desde el más importante dirigente al último ciudadano, a la que denominamos EcoActitud, un talante constructivo, en positivo, amable; para frenar e ir eliminando, a la velocidad que cada uno pueda, sin broncas ni alarmismos innecesarios,  lo que todos sabemos que nos hace vivir peor: la contaminación, la prisa salvaje, el consumismo desmedido, la alimentación insana, las energías tóxicas, los vertidos venenosos a rías y ríos, la falta de reciclaje… para poco a poco hacer de nuestra tierra y nuestro cuerpo un lugar más acogedor y sostenible, para nosotros y para los que vengan.

Bienvenidos, pues, a la EcoActitud, bienvenidos a EcoGalia!

 

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas