Ahorra agua siguiendo unos sencillos consejos

El uso y abuso indiscriminado de nuestros recursos naturales conlleva innumerables problemas a nuestro entorno, cambiando la forma en que nos desenvolvemos y desarrollamos. Es imperativo utilizar de forma responsable nuestros recursos naturales, así que lo mejor es empezar por casa. Además, ayudando a nuestro planeta estaremos ahorrando en las cuentas de fin de mes.

Ahorrar agua en casa no es sólo importante para nuestro bolsillo, sino para un consumo más sostenible de los recursos del planeta. Para que seamos más conscientes de la importancia de tener acceso a un servicio tan básico como es el agua potable, no está de más saber que más de 750 millones de personas aún no tienen acceso a ella, ¡unas 12 veces la población de España!

Teniendo en cuenta que cada uno de nosotros consumimos en nuestras casas una media de 300 litros de agua al día, si queremos seguir disfrutándola, debemos de ser conscientes de este problema y tratar de usarla correctamente y no contaminarla. La falta de agua es un problema cada vez más importante, todos debemos concienciarnos de la importancia de ésta e intentar poner nuestro granito de arena para conseguir ahorrar toda la que podamos, y para ello debemos tener en cuenta unos sencillos gestos cotidianos con los que poder conseguirlo.

  1. Compra electrodomésticos ecológicos y no olvides poner la lavadora y el lavavajillas con la carga completa y el programa adecuado.

2. No friegues bajo el chorro de agua. Llena una pila para enjabonar y otra para aclarar. Esto supone un ahorro de 115 litros cada vez.

  1. Cierra el grifo mientras te lavas los dientes, te afeitas o te enjabonas las manos. Un grifo abierto consume hasta12 litros de agua al minuto. Grifo (Consumos)
    - Grifo abierto: 5-10 litros/minuto
    - Grifo que gotea: 30 litros/día
    - Grifo que gotea seguido: 700 litros/día
    - Lavado a mano: 18 litros/4 cubiertos

  2. No te bañes, dúchate, y cierra también el grifo mientras te estás enjabonando, así también reducirás notablemente el consumo de agua.

  3. Coloca una papelera en el baño, recuerda que el inodoro no es un cubo de basura y que esas descargas de la cisterna son totalmente innecesarias y fáciles de evitar. Además de ahorrar agua, cada vez que tiras de la cisterna gastas entre 6 y 12 litros de agua, también evitarás que los residuos que tires por el desag?1/4e lo taponen y dificulten así el trabajo de las depuradoras.

  4. No dejes correr el grifo para enfriar el agua, ten una botella en la nevera, y si tienes por costumbre poner una jarra de agua en la mesa recuerda que la sobrante puedes utilizarla perfectamente para lavar las verduras y regar las plantas.

  5. Coloca filtros en duchas y bañeras, reducirás el consumo hasta un 50 %.

  6. Mantén los grifos de tu hogar a punto, reparando aquellos que lo necesiten, así evitarás que goteen; ten en cuenta que una gota no significa nada, pero 30 gotas por segundo suponen un gasto de 15 litros de agua al día.

  7. Instala una cisterna de doble pulsador, así podrás reducir el consumo de agua hasta la mitad.

  8. Si tienes plantas riégalas por la noche o al amanecer, evitarás que el sol evapore el agua y no tendrás que regarlas tan a menudo.

Las casas geodésicas. Sostenibilidad a precio ajustado

¿QUIERES APRENDER A CONSTRUIR ESTA CASA GEODÉSICA?
APÚNTATE AL CURSO DE DOS DÍAS EN ECOGALIA
La cúpula geodésica, popularizado por el científico Buckminster Fuller en los mediados del siglo 20, es la estructura más fuerte que conoce la humanidad, capaz de soportar vientos o la acumulación de nieve (son comunes en la antártica como observatorios y laboratorios). Cuanto más sopla el viento, al no tener superficies de succión este lo rodea y lo tiende a afirmar más al suelo. Ninguna estructura cubierta es tan estable y fuerte. No es coincidencia que los bunker de guerra tengan esta forma.
 
La estructura geodésica consigue por un lado reducir la cantidad de material utilizado (madera en las envolventes y la estructura, y celulosa natural como aislamiento térmico), y por otro, construir en un breve espacio de tiempo, ya que gran parte del trabajo se realiza en taller y luego el montaje es sistemático.
Economía. 
Una cúpula es la forma geométrica que encierra la mayor cantidad de volumen mediante la menor área de superficie. Mayor ahorro de material de construcción para encerrar vida útil o área de trabajo, que cualquier estructura con otra forma.
Control de la Temperatura. 
Las cúpulas geodésicas desde su descubrimiento, han sido uno de los refugios más seguros en las zonas con climas más extremos y violentos del planeta, puesto que la exposición al frío en invierno y al calor en verano es menor. La trasmisión de temperatura es un factor directo entre la superficie expuesta o área de la pared exterior. Una cúpula al ser esférica tiene menos área de recubrimiento, por unidad de volumen interno, y por ello la ganancia o perdida de temperatura es menor.
La forma interior hace que se produzcan flujos de aire caliente o frio que pueden utilizarse para controlar la temperatura interna, estabilizarla y uniformarla, eliminando así los posibles puntos fríos. Debido a esta forma actúa como reflector gigante hacía la parte inferior, reflejando y concentrando el calor en el interior, lo que previene además la perdida radial del calor.
Una construcción segura. 
Debido a su forma, la cúpula geodésica es una construcción estable, ya que al aplicar una presión sobre ella, esta se reparte (hasta cierto grado) por toda la estructura.
Al estar compuesta por triángulos, podemos decir que tiene una estabilidad única, ya que el triangulo es el único polígono indeformable por naturaleza. Lo cual confiere a la cúpula una estabilidad única. Los triángulos interconectan de forma que sus lados forman una red Geodésica de “círculos máximos” (también conocidos como hiladas), que dotan de consistencia y fuerza al conjunto. Las cúpulas tienen una distribución uniforme de su peso sobre el plano de apoyo mediante su anillo inferior y un bajo centro de gravedad, lo cual le confiere una gran ventaja frente a otras construcciones a la hora de enfrentarse a terremotos.
Los fuertes vientos generados por tornados, huracanes y tormentas, al chocar contra los aleros, y cornisas de las viviendas convencionales, generan una presión negativa del aire, capaz de introducirse por debajo destruyendo total o parcialmente las cubiertas y dejando a los ocupantes expuestos. Sin embargo, la forma aerodinámica de una cúpula geodésica y la ausencia de elementos de succión, ofrecen la mejor protección contra los vientos sea cual sea la dirección.
Poco tiempo de montaje.
Semanas, días e incluso horas puede ser el tiempo empleado en construir una cúpula geodésica, dependiendo de la complejidad. Con la posibilidad en algunos casos de desmontar y volver a montar.

¿Cómo predicen las catástrofes los animales salvajes?

Una ola asesina mata a cientos de miles de personas, pero solo a unos cuantos animales. Historias de mascotas que parecen avisar a sus dueños de que algo malo va a ocurrir… y aciertan. Existen innumerables informes de casi cada desastre conocido en la historia de animales que advierten la tragedia y huyen despavoridos para ponerse a salvo. Se dice que serpientes, ratas y ciempiés huyeron de la ciudad de Erice días antes de un colosal terremoto, y se sabe de ciervos que echan a correr antes de una avalancha y de tiburones que se adentran en el mar para escapar antes de la llegada de un huracán.

Pero, ¿cómo saben que se acerca una catástrofe natural? Hay varias teorías. Quizás huelen los gases que se liberan cuando las rocas cambian bajo la corteza terrestre antes de la actividad sísmica, quizás detectan los ultrasonidos provocados por terremotos o maremotos… Una de las hipótesis más interesantes es que son capaces de sentir los cambios en los campos electromagnéticos de la Tierra.

Sea como sea, es evidente que los animales superan la tecnología de la que nos sentimos tan orgullosos, un recordatorio de que todavía tenemos mucho que aprender de la naturaleza.

¿Existe o no un sexto sentido en los animales para predecir terremotos o catástrofes naturales? Hasta ahora, resultaba revelador que ante un acontecimiento de esta magnitud el número de animales muertos fuera menor que las vidas humanas. La historia nos indicaba décadas atrás como ciertas familias de animales se adelantaban a los acontecimientos. En 1975, en la zona de Haicheng en China, se pudo observar como muchas serpientes salían de las madrigueras un mes antes de que la ciudad fuera golpeada con un terremoto de gran magnitud.
Perros. Estos animales pueden detectar el cáncer de próstata con un 98 por ciento de precisión, según un estudio que fue presentado en la 109ª Reunión Científica Anual de la Asociación Americana de Urología. Los perros tienen cerca de 200 millones de células olfativas, frente a los 5 millones que posee la nariz humana. Su agudo sentido del olfato ayuda a explicar su hazaña de la detección de cáncer.
Gatos. Después del terremoto de magnitud 9 de 2011 en Japón, Hiroyuki Yamauchi de la Universidad Nacional Tsing Hua y sus colegas realizaron un estudio sobre cómo los gatos reaccionaron antes del sismo. La encuesta encontró que al menos seis días antes del devastador evento, algunos gatos presentaron comportamientos inusuales y se mostraron más estresados. Los felinos comenzaron a temblar, a estar inquietos y a querer escapar. Otros gatos, inmediatamente antes del terremoto se mostraron inquietos y temerosos.
Las abejas. Las abejas son capaces de detectar los cambios de humedad y de presión en la atmósfera, por lo que antes de que llueva, todas se recogen en sus colmenas, ya que mojarse podría ser letal para estos pequeños insectos.
Las mariquitas. Cuando las mariquitas se agrupan hay una buena probabilidad de que un aumento de temperaturas esté en el camino. Se reúnen para preservar la humedad de sus cuerpos, lo que las salvaguarda de la deshidratación.
Los tiburones. Hasta el momento, los animales de esta lista se estresan o huyen ante la cercanía de los desastres naturales. Los tiburones hacen todo lo contrario. Parecen ser unos auténticos “cazadores de tormentas”. Neil Hammerschlag del Programa de Conservación de Dunlap de la Universidad de Miami descubrió esto después haber estado “marcando” tiburones y observando su comportamiento. Comprobó que a varias especies de tiburones les encanta gravitar en torno a los sitios que presentan cambios rápidos de temperatura, que es exactamente donde las tormentas generalmente se intensifican.
Los osos pardos tienen un increíble sentido del olfato, de manera que pueden olfatear un ser humano que se encuentre a casi 30 kilómetros de distancia. La misma destreza olfativa, en combinación con otras habilidades sensoriales, les permite detectar tormentas entrantes y posiblemente otros desastres naturales. Los albatros Son aves muy sensibles que pueden captar hasta los más mínimos cambios en la presión atmosférica, en la humedad ambiente y en otros factores meteorológicos, de modo que antes de la llegada de un huracán, los albatros desaparecen del radio de acción del mismo.

La agricultura ecológica puede alimentar al mundo

La agricultura ecológica, también llamada orgánica o biológica, se basa en el cultivo que aprovecha los recursos naturales para, por ejemplo, combatir plagas, mantener o aumentar la fertilidad del suelo, etc., sin recurrir a productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, y similares, y en la no utilización de organismos que hayan sido modificados genéticamente. De esta forma se consiguen alimentos más naturales, sanos y nutritivos.
Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor. Debido a que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor. Por ello, muchos consumidores prefieren alimentos ecológicos, ya que conservan el verdadero gusto de cada ingrediente y les permite recuperar el sabor tradicional de los alimentos. Además, los alimentos ecológicos se conservan mejor que los convencionales.
Los críticos han sostenido durante mucho tiempo que la agricultura orgánica es ineficiente debido a que necesita más tierra para poder producir la misma cantidad de alimento, pero en la investigación se describen casos en que el rendimiento de los cultivos ecológicos puede ser más elevado que el de los cultivos convencionales. Los investigadores explican que en condiciones de sequía extrema, algo que se espera que aumente como consecuencia del cambio climático, las granjas que se dedican al cultivo ecológico tienen la capacidad de tener un alto rendimiento gracias a la mayor capacidad de retención de agua de los suelos ecológicos.
¿Quién practica la agricultura ecológica?
En la actualidad, 2.600 millones de personas (cerca del 40% de la población mundial), son pequeños agricultores. Estos son los agricultores que producen la mayor parte de los alimentos que consumimos.Millones de agricultores de todo el mundo practican la agricultura ecológica, demostrando que es posible producir alimentos suficientes con rentables métodos ecológicos.
Ejemplos de agricultura ecológica en todo el mundo.
España es el país que, por cuarto año consecutivo, se ha situado a la cabeza del pelotón en la Unión Europea en cuanto a la superficie destinada a la agricultura ecológica, alcanzando ya la cifra de 1.845.039 hectáreas lo que representa un crecimiento en del 11,76%. Es el claro ejemplo de que la agricultura ecológica es viable y que es la única solución para salvar a la agricultura y permitir el desarrollo rural, más aún en estos momento de profunda crisis socio-económica y ecológica.
La agricultura ecológica¿En qué se basa la agricultura ecológica?

  • Se cultiva una combinación de diferentes cultivos y variedades de plantas (asociación de cultivos) en el mismo campo, huyendo de los monocultivos que se utilizan en la agricultura industrial. De esta manera se consiguen muchas sinergias entre cultivos.
  • La diversidad biológica agrícola incrementa la resistencia de las plantas al cambio climático. Se ha demostrado científicamente que, tanto en la naturaleza como en la agricultura, la biodiversidad ofrece una póliza de seguro natural contra los fenómenos climáticos extremos.
  • Potenciar la biodiversidad natural, plantas silvestres, insectos beneficiosos, depredadores… es otra forma de garantizar un equilibrio fundamental para la explotación agrícola.
  • El control de plagas se realiza de forma natural mediante la potenciación de los sistemas naturales de control, por ejemplo mediante la introducción de insectos beneficiosos y pájaros que se alimentan de las plagas y de plantas que repelen a las plagas y atraen a los insectos beneficiosos. No está permitido el uso de productos químicos peligrosos ni el uso de transgénicos.
  • Los abonos naturales también son claves para la agricultura ecológica. Un suelo fértil se consigue con abonos verdes mediante, por ejemplo, el cultivo de leguminosas. La incorporación de estiércol animal y compost también enriquecen el suelo. Éstas son sólo algunas de las maneras de aumentar la materia orgánica y la fertilidad del suelo sin fertilizantes sintéticos. El uso de abonos naturales permite también un ahorro para los agricultores, y además elimina la necesidad de insumos artificiales. Con los abonos naturales, el suelo es rico en materia orgánica, más capaz de retener el agua, y permite una mejor protección contra la erosión.

Beneficios:

  • Aumento de rendimiento de los cultivos: En los Estados Unidos, agronómos compararon campos de maíz sembrados como monocultivos con otros que tenían mayor biodiversidad de cultivos (tres cultivos más tres cultivos de cobertura). Fueron éstos últimos donde se produjo el rendimiento en más de un 100%
  • Suelo más fértil: Un estudio que se llevó a cabo durante 21 años en explotaciones europeas mostró que los abonos ecológicos ofrecen una mejor estabilidad del suelo, mayor fertilidad, y una mayor biodiversidad (incluyendo las lombrices de tierra y más microorganismos) que los suelos fertilizados sintéticamente.
  • Fertilizantes sostenibles: Un meta-análisis de los datos de 77 estudios publicados sugiere que las leguminosas usadas como abonos verdes pueden proporcionar suficiente nitrógeno para reemplazar toda la cantidad de nitrógeno sintético actualmente en uso sin pérdidas en la producción de alimentos.
  • Resistencia a las plagas: Los científicos y los agricultores de Yunnan, China, utilizan la agricultura ecológica  para revertir el «añublo del arroz», un hongo que es la primera causa de enfermedad en las plantas de arroz. Se mezclaron variedades de arroz susceptibles a enfermedades con otras resistentes alcanzando un rendimiento superior al 89%. Además la incidencia de la enfermedad fue un 94% menor en comparación con la verificada en monocultivo convencional.
  • Agricultura rentable: En Andhra Pradesh, India, la agricultura ecológica ayudó a aumentar los ingresos netos de los agricultores. Los ahorros en productos químicos variaron entre 600 y 6.000 rupias indias (USD $ 15-150) (7.66 a 76 euros) por hectárea, mientras que los rendimientos de los cultivos se mantuvieron estables.

No se trata de que la agricultura ecológica vaya a alimentar ella sola a toda la población mundial, sino de que contribuya al menú global en el que tendrán que participar también otras técnicas, como la agricultura intensiva, la mejora tradicional, y la biotecnología. Para garantizar la alimentación del mundo no hay que centrarse sólo en la producción de alimentos, también es necesario analizar los residuos alimentarios y realizar una correcta distribución alimentaria.